miércoles, 29 de junio de 2011

QUE ES AKASHA

que es akasha?. Por costumbre siempre pensamos que somos solo materia sólida. Pero vivimos dentro de una envoltura de carne y hueso impregnada por la conciencia. La conciencia debe considerarse como el enlace del hombre con su origen, y la flexibilidad de aquella como la mayor de las ventajas, pero cuando es usada incorrectamente se convierte en su máxima debilidad, y allí es que nos preguntamos ¿por qué y para qué estoy aquí en la vida? ¿Por qué me sucedió este acontecimiento?

Las interrogantes quedarían sin contestar. La mayoría de la gente sigue ignorando las verdades cósmicas más simples, a no ser que inicie una búsqueda de ¿qué hay detrás de todo esto? hasta llegar a conocer que puede acceder a "El libro de la vida", o lo que se conoce en las culturas orientales como los "registros akáshicos".En sánscrito la palabra Akasha, significa: archivo de todas las experiencias del viaje del alma, desde sus comienzos, los planes, lecciones, y la forma cómo se desarrollará todo esto en su entorno.

"Esto significa que contiene el pasado, presente y futuro".

Los archivos son un espacio simbólico y parafísico, situado en el éter, una finísima sustancia que baña el universo, en el que se recogen todas las palabras emitidas y las acciones cometidas por las personas a lo largo de los tiempos. Son palabras y acciones muchas veces perdidas en nuestra vida, sin recordar en realidad que tenemos una misión que cumplir, y efectos de causas que hemos sembrado, de otras vidas, que están sin resolver, lo que en la India se conoce como "karma", una ley de acción y reacción, causa y efecto.Todo viene del Eter. Y todo vuelve al Eter.Y más allá del Eter está el AKASHA, la esencia espiritual azul, profunda, y divina que llena y penetra todo el Espacio Infinito. Y el Eter, es sólo la condensación, a su vez, del AKASHA puro.Los seres humanos han empleado el sonido desde los albores de la humanidad para recibir información de su entorno y para comunicarse así como también para sanar y transformar.
Casi todas la culturas antiguas y todas las poblaciones autóctonas creían que el sonido era la fuerza creativa generatriz responsable de la creación del universo. En el Nuevo Testamento podemos leer: “En el principio era el Verbo y el Verbo era con Dios y el Verbo era Dios” (Juan 1.1). El término “Verbo” se refiere claramente al sonido que es la fuerza divina o fuerza creativa del universo. El vocablo AUM conocido generalmente como Om en la tradición hindú se consideraba el sonido impulsor de la formación del universo.Nuestros científicos modernos en una típica demostración de suficiencia sugieren la teoría del “Big Bang” que sin duda alguna sería el sonido más grande con el que podríamos tropezar.
Lo cierto es que nuestra ciencia moderna occidental es la que aporta las evidencias más convincentes en lo referente al poder del sonido sobre la configuración y transformación de la materia lo que constituye el fundamento de su capacidad curativa. Sabemos con toda certeza como también lo sabían los antiguos que todo el universo está formado por átomos. Cada átomo está formado por un núcleo (neutrones y protones) y un electrón o electrones que giran a gran velocidad alrededor del núcleo. El número de cada una de estas partículas difiere según la naturaleza de la materia. El movimiento de giro de los electrones origina un compás o cadencia que crea una onda, onda que es posible distinguir mediante nuestra percepción humana como forma o materia. Siempre que coexisten cadencia, onda y formase produce Sonido. Este conjunto recibe el nombre de la “Ley de los tres”. No es difícil relacionarlo con otros conjuntos o tríos como el de la “Santísima Trinidad”así como otros grupos de tres divinidades o aspectos que también se da en otras religiones y culturas.
Si comparamos la distancia de los electrones al núcleo de cualquier átomo descubriremos que resulta proporcional a la de la Tierra al Sol (de aproximadamente 220 millones de Km). En otros términos lo que nuestros sentidos humanos perciben como materia no es otra cosa que un conjunto de campos electromagnéticos resonantes estrechamente vinculados e interpenetrados: en resumen una manifestación densa de SONIDO (con mucho espacio intercalado) . Toda la materia es sonido y emite sonido aunque dichos sonidos se encuentren en su mayoría fuera de nuestro limitado sentido físico de la audición. Nuestros cuerpo físicos por consiguiente son también campos electromagnéticos resonantes como también lo son nuestras auras ambos generados por los átomos que nos configuran.La ciencia de la cimática demuestra de forma visual el modo en que el sonido configura la materia.

Y el Akasha es un Kundalini mismo, es el ANIMA MUNDI. Y una preocupación en la vida debe ser el despertar de esa Anima Mundi, que es una Serpiente enroscada, ese Kundalini, por medio de la Magia Sexual. Sólo así se puede hacer oír el Gran Verbo de Oro.

Del Akasha-Vani, ¡es la Voz, es el Verbo que proviene del Logos! El Verbo del Logos se concreta en el Akasha. AKASHA Y LOS TATTWAS:

Los Vayú-pranas son ondas sonoras del Akasha puro.

Cuando el Akasha condensa en el Eter, estos Vayú-pranas se convierten en TEJAS, (Fuego), VAYU (Aire), APAS (Agua), y PRITHIVI (Tierra). Estos son los Tattwas, tan estudiados por Rama Prasad.

En toda llama hay Eter ígneo; en el Aire está el Eter gaseoso; en el Agua, está el Eter líquido; en la Tierra, está el Eter pétreo. Estos son los Tattwas. Y el substratum de todos estos Tattwas son los Vayú-pranas, las ondas sonoras, el Verbo, la Gran Palabra.

Antes de que se condensara el Globo Planetario con sus cuatro Elementos, Fuego, Aire, Agua y Tierra, existía, con todos esos sus elementos en estado etérico. Cuando los Tattwas condensan, los elementos etéricos se convierten en elementos físicos.El Akasha, realmente es la condensación del sonido. Este Tattwa es la sustancia espiritual que emana del Anupadaka. Este término significa "Sin Padres", "que existe por Sí Mismo". Por encima de Akasha se encuentra el elemento radical de la Materia.

Más allá del Anupadaka está el ADI; y más allá del Adi, es el AINSOPH, el átomo súper-divino del hombre.

1 comentario: